Jornada Empresarial: "La Estrategia de Talento en los Comités de Dirección"

La gestión del talento es uno de los principales retos a los que se enfrentan las compañías a día de hoy. Atraerlo, retenerlo y sobre todo mejorar la experiencia del empleado supone un valor diferencial en las empresas. Todo ello, fue abordado en la jornada La estrategia de talento en los Comités de Dirección, organizada por elEconomista y patrocinada por Sodexo, ADP, Econocom y Securitas Direct.

La primera intervención de la jornada la llevó a cabo Elena Celda, CEO de Sodexo Beneficios e Incentivos España, quien destacó la importancia de la gestión del talento sobre todo en los comités de las empresas. Y es que, "aunque parezca que la gestión del talento es de la sección de RR.HH, estas medidas tienen un impacto muy importante en los resultados de las compañías".

Asimismo, incidió en la identificación de los empleados con la marca. "Para las nuevas generaciones es importante sentirse alineados con los valores de la empresa y quieren tener un impacto significativo. Además, de cara atraer talento los empleados son los mejores embajadores", aseguró Celda. De esta forma, el 50% de los candidatos a una empresa afirma que no se cambiarían a una compañía con una marca empleadora mala aunque mejoraran sus condiciones salariales.

Por otro lado, la CEO de Sodexo habló de la experiencia del empleado como el gran desafío en la gestión del talento. "Las compañías que ofrecen esta experiencia superan al resto de empresas en crecimiento". No obstante, estas mejoras, solo pueden afrontarse a través de las nuevas tecnologías. El análisis de big data, los modelos de gamificación o el uso de chatbots optimiza los recursos y el tiempo y dan a las empresas una imagen más innovadora mejorando su marca empleadora. De esta manera, "los líderes deben ser capaces de adaptar estas tecnologías y las nuevas formas de trabajo que traen consigo", aseguró Celda.

Por último, trató la convivencia generacional en las empresas afirmando que el 85% de los trabajadores considera que trabajar con compañeros de otras generaciones propicia la generación de nuevas ideas.

 

Unión del deporte y la empresa

A continuación, se dio el paso a Álvaro Merino, speaker de Deporte y Empresa en alvaromerino.com, quien de forma distendida unió el mundo del deporte y el mundo de la empresa. 

"Liderar tiene que ver con que somos lo que entrenamos. Somos fruto de los entrenamientos en nuestra vida. Por ello, hay que entrenar desde pequeños tres habilidad que sin ser imprescindibles son muy importantes: La comunicación -no de oratoria- si no entenderse con gente que piensa diametralmente opuesto a uno mismo, la segunda tiene que ver con la toma de decisiones, y es que elegir es escoger; y por último, desarrollar un pensamiento crítico, cuestionar las ideas en profundidad", declaró. 

Del mismo modo, un elemento importante en el mundo del deporte y que tiene que ver con las empresas es el hecho de que no existen los deportes individuales, ya que todos son colectivos. "Hay que entender que el talento individual no es talento, es individualismo. La generosidad es un elemento clave para que el talento se desarrolle".

 

Mesa de debate

En cuanto a la mesa de debate que acogió la jornada contó con la participación de Juan Isasa, DRH de Grupo Econocom, Álvaro Vázquez, DRH de Securitas Direct, María Orellana, DRH de AON, Carmen Polo, DRH de AXA y Carlos Morán, DRH y Organización de Cepsa. 

Cada uno de los ponentes enfocó su intervención sobre el alcance de los comités de dirección.  María Orellana abogó por el compromiso de la alta dirección para conectar con las necesidades de los empleados, poniendo a las personas en el centro del proyecto. En este mismo sentido, opinó Juan Isasa  apoyando el nexo entre las personas que componen las empresas y la alta dirección.

Por su parte, Álvaro Vázquez comentó que el puesto de dirección de RRHH no debería existir porque debería ser de 10 o 11 personas y Carlos Morán desveló la creación de un comité de talento directivo en Cepsa. "Ahí es donde preparamos un dialogo entre los miembros para hablar de futuras promociones a directivo, de transversalidad en la movilidad, cuestiones de liderazgo, etc", explicó. 

Para Carmen Polo la estrategia de negocio debe fundamentarse principalmente en las personas y la cultura. "Hablar de talento es hablar de eso. Es muy importante no tanto lo qué hacemos si no cómo lo hacemos, es decir la cultura, los valores, como afrontar el día a día. Pensamos que los talentos con extraterrestres o intangibles, pero es que todas y cada una de las personas son talento y como organización hay que crear entornos o ambiente donde cada persona dé lo mejor de sí mismo". 

 

Conclusiones

Respecto a las conclusiones, estas fueron expuestas por Raul Sibaja, head of Operations de ADP Iberia, quien recalcó varios aspectos: Que el manejo de talento es tríptico y estratégico, que usar datos es importante para moverse en este cambio que se está produciendo en las empresas,  que hay que reorganizar y reenfocar recursos a lo que aporta valor y por último, insistió en el impacto que tiene en las compañías el proceso de digitalización. 

La jornada finalizó con el presidente del Círculo de Empresarios, John de Zulueta quien comenzó su intervención subrayando la falta de mujeres en los comités de dirección. Asimismo, puso el foco en las generaciones venideras. "Ahora la gente joven mira el clima de trabajo, la sostenibilidad de las empresas, busca empresas con propósitos y le da menos importancia al salario". Asimismo, advirtió sobre el absentismo y la rotación en las compañías. "Cuando te ofrecen un puesto en una empresa hay que mirar el absentismo y la rotación. Si la empresa tiene alta rotación hay algún problema". 

Por otro lado, habló de la falta de liderazgo en cuanto a las instituciones. "Los políticos han bajado muchísimo en la estima de los ciudadanos, el gran político ya casi no se encuentra. Por eso, en momentos de incertidumbre es donde hace falta la empresa que puede ayudar y fortalecer la sociedad. Cada vez se pide más que la empresa no mire solo la cuenta de resultados", sentenció. De esta forma, concluyó la jornada asegurando que "la base del capital en el siglo XXI es el capital humano".

 

Artículo publicado por Laura Bartolomé de elEconomista