Econocom: "Buscamos empresas para crecer en España y en Europa"

El Grupo Econocom ha hecho balance de los últimos meses de pandemia, un periodo en el que ha salido reforzado y con renovada ambición de crecimiento. Por un lado, la multinacional tecnológica prevé incrementar su negocio orgánico y, al mismo tiempo, proyecta planes para adquirir nuevas compañías en Europa, empezando quizá por España. Ángel Benguigui, director general del Grupo Econocom, y Carlos Pérez-Herce, country manager (responsable país) en nuestro país, han compartido con elEconomista.es los retos tras sus recientes nombramientos y la ansiada vuelta a la normalidad operativa.

 

¿Cómo ha sido la transición en la dirección de la filial de Econocom?

Ángel Benguigui. Todo arrancó en abril de 2019, cuando el presidente de Econocom me propuso el cargo de director general del grupo. Acepté y, en un primer momento, compatibilicé el puesto con la dirección del negocio en España. Pero eso fue hasta que convencí a Carlos Pérez-Herce para que fuera nuestro responsable del país. En el proceso de selección buscamos tanto de forma interna como externa, pero yo sabía que la mejor solución la teníamos en casa, en la persona de Carlos.

 

Pienso que las organizaciones salen reforzadas cuando se incentiva la promoción interna...

Carlos Pérez-Herce. También pienso que es muy positivo. En mi caso, he dejado el puesto de responsable financiero de Econocom España y el reemplazo ha sido interno. Por lo tanto se ha producido una escalada de promociones dentro de la empresa y estamos muy orgullosos por ello. Llevo 14 años en el grupo y he tenido la suerte de vivir todo el crecimiento que la compañía ha disfrutado en España.

 

Ángel, ¿cuáles son sus nuevas responsabilidades en el grupo?

A. B. Mi cargo es director general. Somos dos números dos que compartimos estatus, escalafón y responsabilidades. Laurent Roudil lleva el negocio de Francia, que representa la mitad de la facturación del grupo, y yo dirijo el negocio internacional, es decir, todo lo que no es Francia, que viene a generar la otra mitad de los ingresos.

 

¿Cómo interpreta ese mensaje implícito de continuidad en su cargo?

C. P-H. Lo interpreto con mucho orgullo. Yo era responsable financiero en España, pero también de todas las funciones de soporte, de lo que no es estrictamente negocio. El grupo transmite un mensaje de continuidad, de que las cosas van bien. Es verdad que empecé en mi nuevo cargo pocos meses antes de estallar el Covid, pero creo que toda la gestión la hemos realizado de forma bastante positiva. Hemos dado mucha importancia a la parte humana y a la motivación de los empleados. La gente ha respondido bien y hemos salido bastante airosos, con un fuerte sentimiento de orgullo.

 

¿Cuánto han facturado en 2020?

A. B. El año pasado ingresamos 2.600 millones de euros, lo que supone un leve retroceso respecto al año anterior por el impacto del Covid. Pero lo importante es que el grupo ha llevado a cabo un plan de transformación para reenfocar toda su estrategia. Así, hemos reducido drásticamente los gastos y la deuda, junto con la venta de algunas unidades. Tras muchos años de crecimiento, hemos aprovechado para sanearnos.

 

¿Cuál será la estrategia?

A. B. Ahora atacamos con un plan por delante de adquisiciones y de crecimiento, tanto por la vía orgánica como por compras. A pesar de la pandemia, en el primer trimestre de 2021 hemos crecido en facturación respecto al mismo periodo del año anterior, que era un trimestre libre de Covid.

 

¿Qué filiales del grupo 'saldrán de compras' para crecer?

A. B. Dentro de este plan de adquisiciones se encuentra España, pero también planeamos compras en actividades de financiación y arrendamiento en Alemania y Países Bajos, así como en áreas de distribución en los principales mercados europeos, como Reino Unido, Alemania, Bélgica, Países Bajos, España o Italia. Son mercados muy potentes donde tenemos mucha confianza y donde queremos crecer.

 

¿Qué perfil de compañía buscan?

A. B. Por lo general, buscamos compañías que facturen entre 50 y 100 millones de euros. Tenemos tres actividades: financiación y arrendamiento -que es la más conocida y antigua en el grupo-; productos y soluciones, ya que se trata de distribución pero con valor añadido; y servicios. Para esta última, las compras las vamos a circunscribir a Francia, Bélgica y España, países donde tenemos todas las actividades con servicios, distribución y financiación. También hemos decidido crecer en el resto de los países para tener financiación y distribución, pero sin servicios.

 

¿En qué plazo tendremos noticias de esas primeras compras?

A. B. Es un plan de compras a dos o tres años, pero ya hemos iniciado la búsqueda, incluido en España. En estas operaciones hay que estar pendiente de que surja el flechazo, de encontrar a alguien con el que te puedes llevar bien. Eso podría ser este año o el que viene. Yo espero alguna primera adquisición en este ejercicio y ya me gustaría que una de las primeras fuera en España, pero estamos en proceso.

 

Esos planes de adquisiciones de compañías sospecho que animarán al conjunto del sector...

A. B. Hace falta. Hemos pasado por momentos duros. El Covid ha puesto de manifiesto la resiliencia en muchas empresas, donde el sector tecnológico ha sido protagonista. Todo el mundo ha comprendido lo importante que es el equipamiento para poder teletrabajar.

 

¿En esos momentos se aplicaron su propia medicina digital?

C. P-H. En nuestro caso, estuvimos todos teletrabajando una semana antes del inicio estado de alarma Decidimos adelantarnos porque estábamos capacitados. Enviamos a toda nuestra gente, alrededor de 1.000 personas en España, y todos se pusieron a teletrabajar de forma totalmente normalizada. Superamos el periodo de confinamiento de forma muy positiva, incluso nos vimos beneficiados en algunas actividades. Hemos notado la pandemia, pero de una manera menos sensible que el resto. Creo que hemos superado este momento, crítico para todos, con mucha solvencia y hasta nos hemos reforzado.

 

¿Ustedes sí que han salido reforzados?

A. B. Así es. Hemos recibido muchas felicitaciones de clientes en Francia, España o Bélgica por nuestra actividad de servicios, tanto en remoto con nuestros call centers, como presencial, in situ, en los contratos de outsourcing de infraestructura, con nuestros técnicos que salieron a la calle resolver problemas de servidores, por ejemplo, ya que sin ellos se caía toda la operativa de la empresa. Yo creo que el empleado se ha sentido muy partícipe y concienciado con la situación, así como de la importancia que esto tenía, no solo para nosotros sino para el cliente. Todo fueron todos gestos positivos.

 

¿Han cambiado sus funciones en el grupo por la Covid?

A. B. No, las funciones no han cambiado, pero sí la manera de ejercerlas. Yo he podido ir cada semana a París desde abril de 2019, pero resultó muy difícil viajar a Londres, Fráncfort, Milán o Bruselas. Toda esa gestión había que hacerla a distancia. Hemos aprendido todos a dirigir en remoto. Menos mal que tenemos la tecnología para poder hacerlo. Desde hace mucho tiempo, el 'Teams' es mi mejor amigo.

 

¿Cómo va el proceso de búsqueda de compañías susceptibles de adquirir en España?

C. P-H. La búsqueda ya está activada y estamos en el proceso de una selección, con ganas de comprar. Y si es posible este año. Ojalá a finales de año podamos tener un nuevo compañero en el equipo en el área de distribución, que es una actividad que se solapa muy bien con financiación. Al acudir a un cliente le propones hacer la distribución y al mismo tiempo le ofreces la financiación.

 

¿Existe demanda embalsada?

A. B. Sí, por varios motivos, primero porque ha habido problemas de aprovisionamiento. Durante todo este tiempo, muchas empresas han comprendido que era necesario equiparse para teletrabajar, ya sea por el Covid o por cualquier otra cosa que pudiera suceder. Han hecho sus cálculos de lo que se podrían ahorrar si tienen un 30% o 40% de la superficie de oficinas en teletrabajo. Eso ayuda al negocio, tanto en empresas privadas como en la administración pública, que también está viviendo una revolución en ese sentido. Pienso que toda esa demanda se va a poner de relieve de forma importante durante los dos próximos años, y creo que producirá un rebote fuerte.

 

¿Cómo han reaccionado las administraciones públicas?

C. P-H. Creo que el caso de las administraciones públicas es muy claro. Hasta hace poco tiempo eran más reticentes que el resto para cambiar y ahora son las primeras que se van a reforzar. Tenemos un potencial enorme en el sector público, no solo en los negocios de distribución y financiación sino también en soluciones. Estamos convencidos de que va a haber un crecimiento potente y queremos reforzarnos para aprovecharlo.

 

¿Cómo afrontan el futuro?

A. B. Estamos mucho más fuertes que antes del Covid. Por varias razones. Primero porque la tecnología y la salud han sido los dos sectores que han salido más potenciados de esta situación. Una vez más, la tecnología está siendo la solución, sin olvidar que las propias vacunas no son otra cosa que tecnología. Además, dentro del sector de la tecnología, hemos ganado un poquito más de cuota de mercado en cada uno de los países en los que operamos y tenemos una posición idónea para cuando venga el impulso. Y el rebote lo esperamos para este año.

 

Entrevista por Antonio Lorenzo publicada en elEconomista