Eficiencia energética y recursos sostenibles, claves para la renovación del sector hotelero

El cambio climático vuelve a ser un factor clave ya no solamente para los gobiernos, sino también para las organizaciones y resto de la sociedad. Lo que es evidente, es que las consecuencias del cambio climático nos han llevado a hacer modificaciones drásticas en todas las industrias. El sector de la hoteleria supone hoy en día el 1% de las emisiones de carbono a nivel mundial y, a medida que el turismo siga creciendo, es probable que aumente.

Por esta razón, muchos hoteles han puesto como uno de sus principales objetivos la reducción de su impacto medioambiental a través de nuevos modelos de negocio más sostenibles. Tenemos que entender que un hotel utiliza gran cantidad de recursos, independientemente del número de huéspedes que haya en ese momento, ya que debe proporcionar calefacción, iluminación y servicios de restauración, por eso siempre nos preguntamos cómo será el futuro de la sostenibilidad hotelera.

Desde nuestra Actividad de Products&Solutions, pensamos que para que un hotel se considere sostenible tiene que hacer que el uso de esos recursos y de la energía sea mucho más eficiente. Para ello, lo basamos en tres pilares: la optimización de los recursos y materiales, la disminución del consumo energético y la reducción de residuos y emisiones.

Actualmente, el mayor ahorro en energía que puede obtener un hotel en su factura de la luz es a través de una instalación fotovoltaica para el autoconsumo de su demanda, ya que la producción que se obtiene de la planta reduce el total de la factura eléctrica del hotel. Hasta hace unos años el hotel podía obtener ahorros con el cambio de iluminación a Led, con máquinas de clima más eficiente, etc…, pero esas mejoras no afectaban al total de la demanda eléctrica, sino solo a la parte que afectaba a la iluminación o gasto eléctrico que genera la climatización.

Hoy en día, si un hotel dispone de una instalación fotovoltaica, puede llegar a ahorrar hasta un 35% del total de su factura eléctrica, ya que se convierte en productor de su propia energía. Por lo que gran parte del consumo energético que tiene un hotel, es capaz de autogenerarlo.

¿Es necesaria una alta inversión para convertir nuestro hotel en sostenible? Cada vez más, los hoteles son un reflejo de la sociedad, y los usuarios empiezan a tener una mayor concienciación con el medio ambiente y la sostenibilidad. Aunque a corto plazo parezca un gasto que podemos posponer para más adelante, es necesario invertir en sostenibilidad. Los retornos de las inversiones en eficiencia energética se están comprimiendo bastante y podemos hablar de amortizaciones en torno a 5 años con una vida útil de 25 años en el caso de plantas fotovoltaicas. Además, el pasado 30 de junio el BOE publicó las bases de unas subvenciones asociadas a fondos europeos de recuperación y las Comunidades Autónomas han publicado reglamentos particulares, siendo las ayudas en forma de subvenciones que pueden ir desde el 15% hasta el 35%.

Es el momento para que los hoteles pueden invertir en este tipo de soluciones y si a esto le sumamos que estamos en picos históricos del precio de la luz, cualquier mejora que se haga en eficiencia, será una mejora en la factura a final de mes. También es muy importante ir reduciendo las emisiones de CO2 y bajar los niveles de contaminación y solo se consigue invirtiendo en maquinaria más eficiente y con menores consumos y residuos.

Jaime Villanueva, Director General Actividad Products&Solutions Grupo Econocom, publicación Computing