'Innovación y Creatividad Postcovid9 a partir de la tecnología', por Susana Gilabert

Estamos viviendo un momento donde una videollamada con los compañeros se ha convertido en una conversación en la que el perro arranca a ladrar, donde tu compañera te contesta mientras su bebé llora, donde sentimos a los niños en las salas de estar y donde nuestros hijos pasan siete horas sin sus compañeros y sin sus docentes de manera directa.

La vida ha cambiado radicalmente sin preguntarnos y nos tenemos que adaptar y reinventar. Un alto porcentaje de personas estamos teletrabajando con unas nuevas circunstancias en un momento de incertidumbre continuada y hemos hecho de nuestro hogar un lugar de coworking para nosotros y para toda la familia. Las personas nos conectamos virtualmente siendo la tecnología lo que nos está permitiendo estar mas cerca que nunca de nuestro entorno y seres queridos.

¿Cómo puede la tecnología ayudarnos en este nuevo entorno?

Desde el punto de vista corporativo, las empresas muchas incrédulas respecto al teletrabajo, somos ahora conscientes que es factible trabajar con éxito de forma remota y de un modo efectivo y productivo. Aunque, desde mi punto de vista no hay nada como la experiencia de estar juntos en persona, el poder utilizar la videoconferencia en lugar de una llamada de voz, es un avance a la hora de comunicarnos y de mejorar considerablemente la calidad de las interacciones virtuales.

Para ello, contamos con herramientas colaborativas disponibles para los equipos a distancia al igual que plataformas de videoconferencia para compartir contenido, entre otras Zoom, Microsoft Teams y Webex que funcionan bien, siempre que se disponga de un buen ancho de banda, y permiten a los equipos verse y compartir contenido en tiempo real. Y algo que es evidente, aunque no está extendido su uso generalizado es el estar provistos de ordenadores portátiles y dispositivos móviles, ahí el arrendamiento tecnológico, donde se paga por el uso del equipo/ mes, puede ser un excelente aliado en momento de restricción presupuestaria como el que nos está tocando vivir.

Estas tecnologías de colaboración ayudan a las personas de los diferentes equipos a comunicarse mejor, las plataformas de vídeo web mejoran la experiencia en remoto. Para los equipos más grandes, es recomendable utilizar dispositivos de colaboración a gran escala, como el Microsoft Surface Hub, que puede soportar videoconferencias de alta definición.

Desde el punto de vista lúdico, nuestro carácter latino nos impide permanecer en casa, queremos salir y volver a nuestra rutina diaria. Para ello, todos los sectores y en especial aquellos que nos hacen soñar y desconectar, como los sectores de retail y restauración, deben contar con elementos y soluciones que les permitan garantizar la seguridad de los clientes. Para ello, hay dispositivos digitales a partir de cámaras integradas que envían mensajes de comunicación a los viandantes desde el exterior del establecimiento. A su vez, esas cámaras obtienen datos de visualización por género y edad que permiten adecuar el contenido. 

Dentro de garantizar la seguridad a nuestros clientes, hay herramientas que nos permiten controlar el aforo que automatiza las entradas y salidas del local y recibir alertas en tiempo real de medición del número de usuarios por franjas horarias de entrada y salida de la tienda. Además de la gestión de turnos se puede amenizar la espera en las diferentes pantallas y dispositivos móviles, con contenido personalizado en función de nuestro perfil.

Una vez dentro de la tienda, esperamos tener el mejor de los recibimientos y es ahí, donde las pantallas led pasan a ser clave para informarnos sobre ofertas, actividades o temas de interés. Ya no se va a entender una tienda sin Wi-Fi de cortesía y sin que nos teletransporte a un mundo mágico interactivo donde te sientas parte integrante de la tienda. Dentro de esta inmersión en la experiencia, además de las pantallas LED contamos con hologramas que nos adentran y hacen posible ese espacio único

Para ambos entornos, otra de las tecnologías que sin duda nos va a ayudar a innovar en nuestros servicios y adecuarnos al cumplimiento de la normativa de seguridad, es el Big Data que mejora nuestra productividad en el aforo y en la motivación de nuestros clientes al ofrecer de manera automática contenido según nuestros gustos. Sin duda la analítica de datos nos permite aumentar el rendimiento en el lugar de trabajo y proporcionar, nuevos tipos de datos e información a las personas a cargo de gestionar esos negocios. A partir de diferentes sistemas de sensores que se integran en los espacios físicos se recopilan datos agregados acerca de la ocupación y la utilización que se envían a plataformas cloud para con posterioridad ser usadas, por ejemplo, en cuadro de mandos que permitan saber en tiempo real qué espacios están siendo usados y cuales no. 

Mientras convivamos con el coronavirus será necesario reinventarse y contar con una alta dosis de innovación y creatividad para adaptarnos a esta nueva situación.  Hay una nueva cultura del teletrabajo que hay que promover en función de la realidad social. Debemos fomentar el uso del arrendamiento tecnológico frente al tradicional proceso de adquisición de la compra, a partir también de su incorporación en los pliegos de las Administraciones Públicas para permitir el uso generalizado a todo el mundo de dispositivos móviles y portátiles e incluir el acceso a la red wifi de manera generalizada. La distancia y las restricciones presupuestarias no pueden ser una barrera para todos los que queremos innovar. Igualmente, es necesario contar con un Partner de confianza especializado, que pueda ayudarnos a desplegar esos entornos virtuales y su posicionamiento en cloud, que nos asegure el teletrabajo al igual que la aplicación de la tecnología necesaria que mejor se adapte a nuestras estrategias de negocio, sin acometer grandes desembolsos y con las máximas garantías de calidad.

Publicación en la AER (Asociación Española del Retail) por Susana Gilabert, Directora Marketing & Comunicación